Vort of the Parshe

parshat Tzav

ואם האכל יאכל ביום השלישי לא ירצה כו’ פגול יהי' (ז' י''ח)

ואם האכל יאכל ביום השלישי לא ירצה כו’ פגול יהי’ (ז’ י”ח)
Y si el que lo come, en el tercer día, no será de agrado… Repugnante será.
Rashi explica que este pasuk no se está refiriendo a alguien que en verdad comió del korban después del tiempo adecuado para comerlo, sino que se refiere a alguien que tuvo en su mente, al momento de hacer la avoda, que comería del korban en el tiempo inadecuado. Podemos hacer una pregunta aquí – la Torá llama a este korban פגול, la cual es una palabra que se utiliza para describir algo fuertemente repulsivo. Parece extraño a primera impresión que solamente por tener un pensamiento inadecuado con respecto al tiempo de comerlo, el Korban se vea tan fuertemente afectado y que se vuelva no solamente אסור, sino que adquiera un estatus de abominación. ¿Cómo podemos entender esto?

Cada área de la halajá tiene sus propios aspectos particulares, los cuales la diferencian de las demás áreas de la halajá. Lo que es especial en los korbanot es el papel que la מחשבה (pensamiento) tiene en ello. Con respecto a los korbanot, la מחשבה tiene una influencia mucho más poderosa que en cualquier otra parte de la halajá.

Esto podría ser explicado de acuerdo a lo que el רמב’’ן nos enseña acerca de traer un korban. Él dice que cuando traemos un korban, debemos de imaginarnos que todo lo que le está sucediendo al animal, nos debería de suceder a nosotros. En otras palabras, estamos haciendo un acto externo que nos sirve a su vez para hacer un movimiento interno de nuestras emociones hacia el Ribono shel Olam. Ciertamente en las demás mitzvot, los pensamientos que acompañan al acto de la mitzvá son muy importantes y pueden hacer una gran diferencia, pero a la hora de traer un korban, la esencia de la Mitzva es este pensamiento y sentimiento que tenemos en el momento de realizar el מעשה.

En otras palabras, los korbanot son el territorio de las מחשבות, y el verdadero mundo de los korbanot es el mundo de las מחשבות. Esta es la razón por la cual una מחשבה incorrecta a la hora de traer el korban no solamente pueda descalificar el korban, sino que además lo puede convertir en algo detestable.

Podemos entender de aquí que lo contrario también es cierto: una profundamente buena מחשבה que uno tiene al hacer la עבודה de un korban tiene mayor poder que esa misma מחשבה tendría con respecto a otras מצוות.

חז’’ל nos enseñan que hoy en día en lugar de los korbanot tenemos las תפילות. Esto implica que los pensamientos que tenemos mientras hacemos תפילה también poseen un nivel único de כח que pertenece al mundo de la מחשבה. Si logramos reconocer el poder de nuestras herramientas, las podemos utilizar para alcanzar grandes logros. Nos vale mucho la pena el tener claro el inmenso potencial que tienen nuestras מחשבות durante la תפילה.

Choose your currency:

Send us a message